Perlas encontradas: canciones del under argentino de los 90s

Por Julián Landerreche el 16.02.18 en Libres recomienda

Un puñado de bandas, canciones y sentimientos de los 90s recopilados. Un poco por capricho, otro poco por nostalgia y con un sentimiento de juventud.

Buscar nueva música es fácil: ahora existen Bandcamp, YouTube, Soundcloud y la mar en coche. Encontrar buena música, eso ya es algo más difícil. No, no quisiera abrir la discusión sobre qué es la buena música, porque es fácil saldarla: buena música es la música que le gusta a cada uno.

Un par de horas buceando en YouTube y seguro encontrás una canción que partirá tu cabeza. Pero apenas dos décadas atrás, no teníamos streaming, y una forma de descubrir y escucharnuevas músicas era hacerse de algún compilado de bandas.

Ah… los compilados de bandas… la posibilidad de dar con alguna que otra perla en el vasto océano de la música. Seguro que cada uno tiene una historia acerca de cómo encontró a tal banda—tal vez hoy es una de culto—en un compilado que encontró tirado por ahí.

En este artículo les muestro algunas perlas—irregulares, pero perlas al fin—encontradas en compilados musicales de los dorados 90s y que, gracias a la magia de la Web, hoy pueden streamearse desde algún lejano servidor a tus oídos, sin escalas. A zambullirse.

Calma, de Spleen

¿Se puede cantar mal y, aún así, tocar la fibra sensible de los oyentes? Bueno, al menos la fibra sensible de este oyente sí. No escuché el álbum completo de Spleen, solo los tres temas—en versión acústica—que vienen incluidos en el compilado Sesiones Malditas (del programa Sábado Maldito de Juan Di Natale en la R&P). La voz, difícil voz, pertenece a un tal Gustavo Álvarez Nuñez (.

Más que la voz, es la música (es decir, la capa instrumental) lo que me gusta. Pero debo reconocer que en esa voz hay también algo que me agrada más de lo que los cánones del buen gusto dictan (?). No sé si es la voz en sí misma o un consuelo de tontos: el de saber que, tal como cantan Los Decadentes, cualquiera puede cantar.

¿Qué fue de Spleen?

Buceando en la Web, me entero de que la banda tiene dos discos “póstumos” lanzados en 2009: Deriva / Fin, que incluye una colaboración con Babasónicos. Podés escucharlos en Spotify.

Y hablando de voces…

La voz sintética, de Increíbles Ciudadanos Vivientes

Somos varios los que conocimos a esta banda por la misma canción, en el mismo compilado. Sí, me refiero a La voz sintética, incluida en El Álbum Blanco de la revista Revolver. Oriundos de La Plata y liderados por Adrián Nievas (a.k.a. Ciudadano Toto), los ICV sacaron un solo álbum: temas rockpoperos, con letras un tanto extrañas (¿con influencias de Alaska y Dinarama quizás?), sketchs de falsas telenovelas y la increíble voz de Toto.

En algún track escucharemos también la voz de Ruth Infarinato pronunciando el nombre de la banda en MTV. Una suerte de pequeño gran logro para una banda que trascendió, sin haber trascendido en los 90s.

Y ya que estamos en el blog de un estudio de grabación, vale compartir la siguiente nota curiosa que acompaña al álbum. Según reza en Bandcamp: El CD se grabó entre los meses de enero y junio de 1997. Demandó 450hs (350hs de grabación en estudio + 100hs de mezcla).

¿Qué fue de ICV?

La banda se separó en 1998. Unos pocos años después, Toto, junto a Rudie Martinez y Fabio Rey (Los Brujos) formaron Adicta. Pero ésa es otra historia.

A la granja con Felipe, de Giradioses

Esta canción estaba incluida en un compilado doble de los sellos Índice Vírgen y Frágil Discos (compilado que regalaban en un ciclo del mítico boliche Morocco). Una voz femenina, dulce, relajada… ¿Querés escuchar algo increíble? Esta canción no está disponible en Internet para ser escuchada. Nunca nadie la subió. Veré si puedo corregir ese error en la Matrix en el futuro. Mientras tanto, lo único que puedo ofrecerte es la letra de esta canción: Update: porque la Internet actúa de maneras misteriosas, a los pocos días de publicar este artículo, el tema pasó a estar disponible en la Web.

Yo también
Tengo un hijo
Toca discos
Y le va muy bien

Recién vino
A mostrarme
Los vinilos
Que yo le ensucié

Yo también
Tengo un hijo
Drogadicto
Y le va muy bien

Últimamente
No me viene a ver
Lleva puestas
Ropas de mujer

¿Qué fue de Giradioses?

Durante los tardíos 2000 renacieron como OLGA. Uno de los integrantes de estas bandas, Roger Delahaye, grabó en Estudio Libres con el proyecto Telescuela Técnica.

Las ganas del imán, de El Horreo

Quizás para esquivarle a la clásica pregunta ¿a qué género pertenecen? El Horreo decía enmarcarse en el género “pop tildado y cualquierismo”. Los conocí por el compilado El Album Blanco de la revista Revolver, que incluía la canción Las ganas del imán; una melodía medio bucólica, medio duendesca, medio tildada, acompañada de una voz medio extraña, medio andrógina, medio cualquiera.

¿Sigue siguiendo El Horreo?

No, ya no. Aunque uno de sus miembros, el prolífico Franky Horreo tiene un sello (Chorreo Records) y se dedica tanto a grabar sus proyectos personales como a la producción de otras bandas pop tildadas. Cualquiera.

No me vengas a despertar, de Sátelite

Este tema también formaba parte de El Álbum Blanco de Revolver (habrán notado que este compilado era una ostra prolífica: dio tres de las perlas presentadas en este artículo). Y al igual que con Spleen, la voz cantante es algo… rara. Es la voz de Cristian Peyón, quien fuera también el dueño de otro mítico boliche yrigoyenista: El Dorado.

No me vengas a despertar… si me levanto va a estar todo mal…, cantaba Cristian, con mucho de espíritu adolescente. Y mis amigos y yo la coreábamos en alguna casa ruinosa de la costa atlántica. Cosas que pasaron en los dorados 90s.

En otro compilado, cuyo nombre ahora no recuerdo el Volumen 5 de Cover Your Bones, había otro tema de Satélite, cuyo nombre jamás olvidaré: Raúl, de día es albañil, de noche trabaja como drag queen.

¿Por dónde anda Satélite?

Ni idea. Googleando un poco, veo que Cristian sigue orbitando la música, con un proyecto que, como la Luna, cada tanto vuelve: Amor Indio.

Bonus tracks (Helena también buceó en los 90s)

Craneando este artículo junto a Helena (la pluma de Libres, en buena parte), salieron a flote nombres de bandas que buceaban los circuitos under (y sonaban en los compilados) de aquellos años noventa.
Para el querido lector, para el insaciable melómano, para el que vivió, para que el no vivió y para el que quiere revivir los 90s, aquí van los elegidos de Miss Perez Bellas:

Soundblazter

Una banda de zona sur que recupera la curiosidad barrial pero descarta el rock chabón y se enfoca en una música difícil de clasificar. Rock hay pero sin guitarras, a veces hay rap, teclados hay mil y un sonido característico de una zona que intentó ser vanguardia. Hoy ya no existen, pero Cristián el jefe de la movida sigue con otros proyectos. El más nuevo: El Negro Ricardo

Su mejor disco, El Plan Alborada, ya cumplió más de diez años y se escucha completo acá:

Su nuevo sonido se consigue aquí:

Travesti

Desaparecida en fade out hace ya un tiempo. Con unos pocos discos en su historia. Se los veía provocando en cualquier antro post noventista. Tabaco, la fábrica IMPA, daba igual. Tuvieron su momento de exposición durante el furor indie (si es que eso existió) y luego adiós. Los más ásperos y mala onda de la escena, esa actitud era más que bienvenida. Sarcásticos a más no poder (no estudies flogger) y ahora leyenda. Mini leyenda, pero leyenda al fin.

Aquí un registro en vivo:

Victoria Mil

Los más exitosos y con más carrera de la lista. Luchadores desde los 90 también desaparecieron en un suspiro. Un último intento de fama pareció sepultarlos aún más y hoy quedan proyectos por separado. Con el padrinazgo de Daniel Melero y bajo el amparo de Babasónicos, supieron reinar la escena independiente y acompañar la movida sónica como escuderos del éxito de la banda comandada por Dárgelos. Quedan los discos y varios himnos generacionales. No es poco.

Aquí el más representativo, por lejos, de todos:

Carola Bony

Una distinta en el mandato del rock nacional. Bajista, cantante, autora y colaboradora de Carca, Melero y Cerati. Hija del famoso artista plástico, su producción es breve pero destacable. Hace unos pocos años atrás volvió con un disco que nunca tocó en vivo. Habrá que seguir esperando.

Su BandCamp con su material de ayer y de hoy.

Estupendo

Los más finos del (pre) Adrogué sound. Con una alta calidad a la hora de procesar elegancia en el sonido y con discos que quedaron para el chill out de la historia. Su albúm Bistro Málaga (1994) debe ser uno de los puntos más altos de la producción de los 90s. Hace no mucho volvieron a tocar y se los puede ver si se les sigue el paso.

Más artículos en Libres recomienda

Últimos artículos del blog