Notas al aire de junio

Por Miguel Masllorens el 1.06.21 en Libres recomienda

Ryuichi Sakamoto: El pianista del tsunami

Sakamoto es uno de esos seres extraños que habitan este planeta, capaz de ir a una zona restringida por radioactividad en busca de un piano que sobrevivió al tsunami de la catástrofe de Fukushima, solo para ir a escuchar cómo suena, y por supuesto grabarlo. Capaz de ponerse un balde en la cabeza y pararse bajo la lluvia para captar la musicalidad de las gotas, o de viajar a los hielos árticos para sumergir un hidrófono en el agua glacial y “pescar el sonido”, quizás el más puro que pueda existir según sus propias palabras.

Ryuichi Sakamoto: Coda es un retrato íntimo y en un momento muy especial en la vida de un músico con una trayectoria prolífica, alguien que supo ser desde estrella techno-pop al mando de la Yellow Magic Orchestra en la efervescente Tokio de los 70s, a compositor ganador del Oscar con la película El último Emperador de Bertolucci. Una persona, que además de haber moldeado el sonido del pop melódico japonés de los 80s, es un histórico activista de movimientos anti-bélicos y anti-nucleares en Japón. Rodado a lo largo de cinco años, el documental muestra el regreso de Sakamoto a la música luego de que un diagnóstico de cáncer de garganta lo obligara a hacer un alto en su carrera y reflexionar acerca de su vida, la música y su trabajo.

El realizador Stephen Nomura Schible, oriundo de Tokio y amigo personal de Sakamoto, es quien lo acompaña en el día a día, cámara en mano durante el proceso de recuperación y creación de sus nuevas piezas. Schible fue el productor responsable de todos los aspectos japoneses de la película Lost in Translation de Sofia Coppola y esta es su primer película como director. Una de las partes más interesantes del documental, son las reflexiones de Sakamoto acerca del uso del sonido que hace Tarkovski en sus películas, y la riqueza de esas texturas sonoras, que confiesa, son una de sus mayores fuentes de inspiración a la hora de componer.

Ante momentos tan críticos en lo personal y lo social, cuando la vida pareciera acabarse y la memoria necesitara explicarla antes del adiós, Sakamoto arriba a conclusiones como esta:

“No sé cuántos años de vida me quedan por delante, pero sé que quiero hacer más música, música que no me avergüence dejar atrás, obras significativas.”

Mirá el trailer de Ryuichi Sakamoto: Coda:

Todos los ruidos al mismo tiempo

¿Cuántos géneros musicales existen actualmente en el mundo? ¿Es algo posible de calcular? ¿Existen más géneros hoy en día que nunca antes en la historia de la música?

Si bien Wikipedia cuenta con varias entradas muy completas en relación a géneros musicales, las mismas están fragmentadas en diferentes clasificaciones divididas por sub-grupos de familias de estilos, regiones y culturas; y la idea de ver un panorama total en conjunto se dificulta bastante. Varios otros sitios sí proveen listados únicos que suelen rondar los 1000 géneros en promedio, pero no conformes con este resultado, quisimos ir un poco más profundo dentro de la madriguera del conejo de la Matrix (deep down the rabbit hole).

Por este motivo consultamos al experto musical Juan Data (sí, ese es su apellido real), periodista argentino radicado en San Francisco que trabaja como especialista de control de calidad para Gracenote (empresa especializada en clasificación y análisis de metadata musical). Él nos comentó que actualmente la base de datos que manejan cuenta con una lista de alrededor de 4000 géneros distintos de música. También nos explicó más en detalle cómo se definen los géneros musicales actualmente:

“El tema es complejo, ya que hay diferentes criterios de clasificación que no siempre se definen en base a la música en sí, sino al mercado, la regionalidad o el contenido de las letras – siendo el rock cristiano uno de los ejemplos más comunes, que sónicamente puede sonar igual que post-grunge alternative rock, pero por su contenido lírico está más cerca en el árbol de géneros al christian pop o gospel. Y esto pasa con muchos otros casos, por eso se hace una distinción entre lo que se llama géneros (asignados editorialmente) y estilos sonoros (sonic styles), que son asignados algorítmicamente por un análisis de ondas sonoras, realizado por sistemas informáticos en base a inteligencia artificial (machine learning).”

Con estos nuevos parámetros en mente, continuamos con la búsqueda online hasta dar finalmente con lo que podría llamarse la meca de los géneros musicales en internet. El sitio se llama Every noise at once y su descripción dice lo siguiente:

“Un intento en proceso, generado algorítmicamente y adaptado legiblemente, de un diagrama de dispersión del espacio genérico-musical, basado en información rastreada y analizada de 5472 formas genéricas distintivas de Spotify […] La calibración es difusa, pero en general abajo es más orgánico, arriba es más mecánico y eléctrico, hacia la izquierda es más denso y atmosférico, y hacia la derecha es más estridente y movido”.

Este sitio extraordinario fue creado por Glenn McDonald, quien, como si la definición anterior no fuera suficiente, se presenta en la cuenta de twitter del proyecto como “taxonomista de géneros de Spotify y mecánico de las brújulas espirituales de robots de descubrimiento errático que funcionan a base de amor”. Asociado a la base de datos de Spotify, la web ofrece un listado de alrededor de 5000 estilos, desperdigados en este diagrama gigantesco, abstracto e interminable, que permite clickear sobre cualquier género para escuchar de manera instantánea un ejemplo del mismo. Un verdadero oasis virtual o viaje de ida para melómanos curiosos, que incluye varios subgéneros, por ejemplo, con la etiqueta “argentino” (al igual que con muchos otros países y regiones del mundo). Al final del diagrama, aparecen también una serie de opciones y variables de búsqueda llamativas y sorprendentes.

La pregunta es: ¿Cuál es tu género favorito?

Miguel Teubal: entre la crítica económica y la música contemporánea

En enero de este año falleció Miguel Teubal, reconocido economista agrario y compositor contemporáneo, a quien tuvimos el agrado de conocer durante varias sesiones hace unos pocos años cuando vino al estudio a grabar lo que sería su último disco: Tres Lugares en el Mundo.

Teubal estudió piano, armonía, contrapunto y composición con Teodoro Fuchs en su juventud y con Daniel Montes ya de adulto. Compuso varias obras de música de cámara, todas con diferentes formaciones instrumentales. En sus últimos años también incursionó en algunas piezas para orquesta y en un homenaje a la Comunidad Qom para coro a cappella. Su música para piano se reúne en el álbum Pulsaciones interpretado por Adriana de los Santos, quien también se encargó de la dirección musical e interpretación de su último disco, junto a otros intérpretes convocados.

En paralelo a su actividad musical, Teubal se dedicó a la vida académica, la investigación y la enseñanza de economía política como miembro del Conicet y profesor en la UBA. Realizó su carrera de grado y maestría en la Universidad de Berkeley (CA) a finales de los ’50s. En dos oportunidades (1966 y 1976) tuvo que exiliarse de Argentina debido a su fuerte compromiso con las luchas sociales. Algunas de sus contribuciones más importantes al pensamiento de la economía crítica fueron la definición y el cálculo del excedente financiero del sector agroeconómico, su teoría acerca de la paradoja del hambre en el “granero del mundo” y sus denuncias tempranas a los modelos de sojización, neo-extractivismo y agro-negocios.

Un dato curioso es que en diferentes reuniones del ámbito científico solía entregar tarjetas personales en las que se presentaba como compositor musical y no como el reconocido investigador que también era.

Escuchá el disco Tres Lugares en el Mundo de Miguel Teubal, grabado en Estudio Libres:

Más artículos en Libres recomienda

Últimos artículos del blog